Tratamiento de descontaminación y reciclaje de coches

Coche preparado para ser descontaminado

DESCONTAMINACIÓN:

Cualquier vehículo que ingresa en las instalaciones de un Centro Autorizado de Tratamiento (C.A.T.), comúnmente conocido como desguace, debe recibir un complejo proceso de desmontaje y descontaminación de sus componentes. De esta forma, todos los residuos considerados como peligrosos son separados y podrán ser posteriormente tratados mediante un gestor autorizado.

Durante el proceso de descontaminación se extraen del vehículo todos líquidos como el combustible, el líquido anticongelante, líquido de frenos y de la caja de cambios, el líquido limpiaparabrisas y otros elementos tóxicos como la batería, las zapatas de freno o el gas del aire acondicionado. También son extraídos todos los filtros, condensadores con PCB y componentes con Hg.

Estos vehículos depositados en las naves de descontaminación, reciben el nombre de Vehículos Fuera de Uso (VFU).

RECICLAJE:

España es uno de los países de la CEE donde más uso se hace del reciclado de piezas, ya que una vez descontaminado el vehículo pasa por un riguroso despiece.

De esta manera, todos aquellos componentes del vehículo que puedan ser aprovechables desempeñando la misma función para la que fueron diseñados originalmente, serán desmontados. Los componentes que no sean reutilizables, se gestionarán como residuos no peligrosos, almacenándose por separado según su naturaleza.

Con todo este nuevo procedimiento, el desguace ha dejado de ser un cementerio de coches y se ha transformado en un centro de reciclaje. A día de hoy, hasta el 95% de un vehículo se puede reciclar y reutilizar en nuevos procesos productivos.

Siempre procuramos estar por delante de lo que la Ley determina en materia de reciclaje.

Todas las piezas que se reciclan en los desguaces son luego vendidas como piezas de segunda mano, para que puedan seguir siendo útiles en otros coches.